jueves, 4 de junio de 2009

LA VACA MEME

INTRODUCCIÓN

Un cuento es un buen medio para auxiliarse para trabajar casi cualquier contenido, ya que es fácilmente adaptable a los propósitos planteados.

En este caso, sugiero una actividad para iniciar a los niños en la lectura, basánndome principalmente en un modo de trabajo del tipo silábico, es decir, llegando a la lectura de las palabras por medio de las sílabas.

Este es un cuento que escribí hace unos días para trabajar con dos niños con problemas de lenguaje y dificultads en la lectura, para reforzar el reconocimineto de la letra M.

MATERIAL

Recomiento tener el texto por escrito siempre que se trabaje por medio de la lectura de cuentos, aún cuando el docente lo conozca de memoria, ya que al estar trabajando la lectura, el tener el texto en la amno y utilizarlo frente a los niños sirve como modelo, dando a entender de manera visual cuál es una de las utilidades de la lectura.

También podría ser útil contar con algunos dibujos cuyos nombres empiecen con M, así como algunas tarjetas de letras aisladas (M y vocales) y sílabas (ma, me, mi, mo, mu) para cada nivo, para guiar la lectura y formar al final algunas palabras.

LA VACA MEME

Había una vez una joven vaca que vivía en un rancho, junto a otras vacas jóvenes, y la mayoría del tiempo se la pasaban dentro de su corral. A esta vaca, todas las demás le llamaban Meme, ya que no conocía bien cómo debía hacer, y en lugar de decir Mu, ella decía Me.

Cuando Meme era pequeña, vivía en otro ranchito, muy chiquito, y ella era la única vaca, así que nunca había escuchado a otras vacas decir Mu, así que tuvo que aprender sola, y un pájaro muy travieso, le dijo que las vacas debían decir Me, así que eso fue lo que aprendió.

Ahora en el nuevo rancho, cada vez que otra vaca le hablaba, ella contestaba Me. Algunas veces las otras vacas se reían, y Meme no sabía por qué, hasta que un día, la vaca más vieja le dijo que tenía que aprender a decir Mu, y las otras vacas estuvieron dispuestas a ayudarla.

Entre todas las vacas, utilizando sus patas, escribieron las siguientes sílabas en el suelo: MA, ME, MI, MO, MU.

Fíjate bien Meme, le dijeron las vacas, tienes que poner atención a lo que acabamos de escribir, repite con nosotras MA ME MI MO MU.

MA: Cuando tienes estas letras juntas, así debe sonar, y esta sílaba se utiliza para decir algunas palabras, como mamá, mano, maceta, martillo. Las vacas no hacen así.

ME: ¿Reconoces este sonido?, así es como hablas, pero no debes decir así, porque las vacas no dicen ME, esta sílaba se utiliza en algunas palabras como mesa, medalla, medicina.

MI: Si cambiamos por la letra i, si juntamos los sonidos, así es como suena. Esta sílaba se utiliza para decir algunas palabras, como mimo, misa, miércoles. Las vacas tampoco hacen así.

MO: Si utilizamos la letra o, así es como debe sonar. Con esta sílaba empiezan algunas palabras como mono, mochila, mosca, momia. Las vacas tampoco hacen así.

MU: Así es como debe sonar cuando juntamos los sonidos M – U. Esta es una sílaba que se utiliza para decir otras palabras, como mueble, muela, mucho, mundo. Y así es como deben hacer las vacas. MU.

Desde ese día Meme aprendió a comunicarse como deben hacerlo las vacas, diciendo Mu, no Me. Y como había aprendido las sílabas de la letra M, también aprendió a formar y leer algunas palabras y no volvió a confundir los sonidos de las letras.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muchas gracias por el cuento, mil gracias por compartir